Puerto de Conil: referente vital y paisajístico de un pueblo mainero

Detalles

IMG_5327_1.jpgIMG_5339_1.jpgIMG_5331_1.jpgIMG_5344_1.jpgIMG_5334_1.jpgIMG_5348_1.jpg

VER GALERIA COMPLETA DE FOTOS

Protagonista destacado de una historia que nos habla de un pueblo volcado en la mar. De mil y un episodios de suertes y desgracias entre las que ocupa un lugar destacado, inolvidable, el trágico maremoto de Lisboa; Conil, su puerto, no se entiende sin la mar ni ésta sin la intensa actividad que a lo largo de los siglos han desempeñado sus sufridos pescadores y, de una forma muy singular, sus almadraberos.

Leer más...

Paseo por el cauce del río Roche

Detalles

IMG_5297_1.jpgIMG_5295_1.jpgIMG_5288_1.jpgIMG_5287_1.jpgIMG_5290_1.jpgIMG_5313_1.jpgIMG_5286_1.jpgIMG_5284_1.jpgIMG_5298_1.jpg

VER LA GALERÍA DE FOTOS COMPLETA

Tras su extensa franja litoral, Conil atesora espacios que, aunque no muy conocidos, son de incalculable valor paisajístico y medioambiental. Lugares que invitan a descubrirlos, recorrerlos y disfrutarlos en armonía con una naturaleza que, eso sí, nos recuerda permanentemente que forman parte de una línea de costa en la que el pino piñero y la gaviota son las grandes señas de identidad.

Uno de estos escenarios por los que vale la pena 'perderse' es el río Roche, cuyo cauce discurre por el monte público Dehesa de Roche para desembocar en el puerto pesquero y deportivo de Conil, bajo la atenta mirada del Faro de Roche. Apenas siete kilómetros.

Leer más...

La Chanca de Conil se asoma a una de sus páginas más dramáticas

Detalles

IMG_4548_1.jpgIMG_4556_1.jpgIMG_4549_1.jpgIMG_4547_1.jpgIMG_4553_1.jpgIMG_4555_1.jpgIMG_4551_1.jpgIMG_4552_1.jpgIMG_4550_1.jpg

 PULSA AQUI PARA VER LA GALERIA COMPLETA DE FOTOS

En la antigua nave de pertrechos de la Chanca de Conil, que luce ahora, 500 años después de su construcción, su máximo esplendor, se atesora y muestra desde hace unos meses una de las páginas más trágicas de la historia de esta luminosa y marinera localidad de la costa de La Janda. Una huella dramática que, el 1 de noviembre de 1755, puso un violento punto y aparte a la floreciente industria almadrabera y, por extensión, a la vida, esforzada y provechosa, de los vecinos de la localidad.

Pasaban cuarenta y cinco minutos de las nueve de la mañana cuando la intensa actividad de la Chanca enmudeció de golpe, el primero de los que esta zona del litoral sufriría a consecuencia del devastador maremoto de Lisboa.

Leer más...

   
   

Reserva hotel con Booking  

Booking.com
   
COLABORAN
CLUB CANINO
 
   

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies Saber más

Acepto