La Chanca de Conil se asoma a una de sus páginas más dramáticas

Detalles

IMG_4548_1.jpgIMG_4556_1.jpgIMG_4549_1.jpgIMG_4547_1.jpgIMG_4553_1.jpgIMG_4555_1.jpgIMG_4551_1.jpgIMG_4552_1.jpgIMG_4550_1.jpg

 PULSA AQUI PARA VER LA GALERIA COMPLETA DE FOTOS

En la antigua nave de pertrechos de la Chanca de Conil, que luce ahora, 500 años después de su construcción, su máximo esplendor, se atesora y muestra desde hace unos meses una de las páginas más trágicas de la historia de esta luminosa y marinera localidad de la costa de La Janda. Una huella dramática que, el 1 de noviembre de 1755, puso un violento punto y aparte a la floreciente industria almadrabera y, por extensión, a la vida, esforzada y provechosa, de los vecinos de la localidad.

Pasaban cuarenta y cinco minutos de las nueve de la mañana cuando la intensa actividad de la Chanca enmudeció de golpe, el primero de los que esta zona del litoral sufriría a consecuencia del devastador maremoto de Lisboa.

Pescadores, saladores, carpinteros y ronqueadores, entre otros muchos trabajadores de una de las almadrabas más importantes de Europa junto a la de Zahara de los Atunes, perdieron sus vidas y la Chanca, epicentro del progreso local, prácticamente desapareció bajo las aguas.

Además de las vidas de no pocos conileños, la mar enterró un gran número de herramientas y piezas de la Chanca, tesoros que, junto a destacados documentos históricos de la época, ahora, un cuarto de siglo después de aquel dramático suceso, se exponen en la antigua nave de pertrechos gracias a las excavaciones arqueológicas que, dirigidas por Verónica Gómez, se realizaron con anterioridad a la compleja y costosa labor de rehabilitación de la Chanca.

Así, quienes, bien atraídos por la historia de la localidad o por la cultura almadraberade la zona, se acerquen a esta exposición podrán disfrutar de un completo recorrido en el que, además de conocer con detalle las vasijas, ánforas, aparejos y otros enseres que forman parte de la pesca del atún rojo, descubrirán los testimonios de aquel trágico suceso gracias a las Actas Capitulares que han sido cedidas por el Archivo Histórico.

No menos interesante resultan las maquetas elaboradas por la Asociación de Amigos del Museo de Conil, en las que, con todo detalle, se explican las características de las almadrabas de tiro y de buche o la maquinaria que se exhibe y que se empleaba para la fabricación de las cuerdas.

   
   

Reserva hotel con Booking  

Booking.com
   
COLABORAN
CLUB CANINO
 
   

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Saber más

Acepto