Los Caños de Meca, un destino diferente

Detalles

IMG_1944_1.JPGIMG_1941_1.JPGIMG_1940_1.JPGIMG_1937_1.JPGIMG_1932_1.JPGIMG_1946_1.JPGIMG_1936_1.JPGIMG_1945_1.JPGIMG_1935_1.JPGIMG_1933_1.JPGIMG_1942_1.JPGIMG_1938_1.JPGIMG_1934_1.JPGIMG_1939_1.JPGIMG_1943_1.JPG

PULSA AQUI PARA VER LA GALERIA DE FOTOS COMPLETA

Fue, quizás, uno de los primeros destinos de referencia del turismo en la provincia de Cádiz. Tanto es así que cuando Los Caños de Meca comenzaban a sonar más allá de Despeñaperros, aún las playas de Conil, Chiclana o Zahara de los Atunes tan sólo eran ocupadas por lugareños o, como mucho, por un escaso número de turistas procedentes del resto de Espáña.

De entrada, Los Caños de Meca se asoció principalmente al movimiento hippie y poco más tarde a la práctica del nudismo. Ambos condicionantes convirtieron la zona en un destino diferente, con sello propio y cada vez más valorado en el resto de España. No sólo se veían ya lugareños o andaluces. Los madrileños, principalmente, quizás por aquello del poder mediático, convirtieron Los Caños en una referencia.

Pero curiosa, y afortunadamente, este poder mediático no fue suficiente para que Los Caños de Meca viera modificada su filosofía de vida. Apenas unas cuantas casas a pie de playa y mucho turismo de caseta de campaña. Por entonces, aún era posible acampar incluso en la playa, aunque a veces te encontraras por la mañana con agentes de las fuerzas de seguridad invitándote a desmontarla por no estar permitido.

Fue la primera etapa turística de una zona que, con el paso de los años, se ha transformado profundamente y que ya no se parece en nada a sus orígenes pero que también se parece casi en todo.

No es una contradición. Se parece en casi todo a sus comienzos porque el espíritu de Los Caños sigue siendo prácticamente el mismo. Un lugar que se mantiene virgen en casi toda su extensión a pesar de las construcciones que copan parte de la primera línea de playa. Una zona que sigue manteniendo sus encantos, con esas peculiares calas y con esa zona única del faro de Trafalgar. Una zona, también, donde los alojamientos turísticos han sabido mantener también el espíritu y han sabido adaptarse al perfil de clientes que visita este rincón cada año.

Y no se parece en nada, por contra, porque ahora el turismo llega desde cualquier parte del mundo, porque a Los Caños ya no van sólo aquellos hippies que descubrieron, antes que nadie, este mágico lugar. No se parece en nada porque, desgraciadamente se ha pasado de un caos moderado y controlable a un caos incontrolable y de difícil solución a corto plazo en algunas épocas del año, obviamente en periodo estival.

Pero de una o de otra forma, el verano va quedando atrás y con la llegada del mes de septiembre Los Caños vuelve a recuperar su identidad. Pronto sus playas y sus escasas calles volverán a ese peculiar caos controlable, donde el lugar ya te hace sentirte diferente.

Es tiempo para volver a vivir, a disfrutar, a saborear los encantos de un destino diferente. Ni mejor ni peor que otros, sólo diferente, que ya es mucho. Que lo disfruten.

 

 

 

   
   

Así es Barbate  

   
COLABORAN

CAPITAN 240x150c

APARTAMENTOS 240x150
   

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Saber más

Acepto