Un rincón para recordar las raíces conileñas

Detalles

IMG_0486.JPGIMG_0480.JPGDSC_8076.JPG12-5.JPGIMG_0476.JPG12-6.JPGIMG_0488.JPGDSC_8075.JPGIMG_0474.JPG12-3.JPGIMG_0463.JPGIMG_0484.JPG12-1.JPG12-4.JPG12-2.JPGIMG_0485.JPG

En pleno centro de Coni de la Frontera, al abrigo de la centenaria Torre de Guzmán y cerca, muy cerca, de La Chanca, la localidad  guarda desde hace casi cuarenta años un sinfín de legados (domésticos, fotográficos, agrícolas, pesqueros, etc.) que argumentan y dan vida a las que son sus entrañas.
Un rincón, el Museo de Raíces Conileñas, que abrió sus puertas allá por 1979 y que desde entonces se ha convertido en la mejor exposición posible para  acercarse y adentrarse en las tradiciones y en la forma de vida de este pueblo marinero de la comarca de La Janda cuyos orígenes se remontan a la época de los fenicios.

Legado en el que ocupa un puesto destacado la pesca y, muy en especial, esa arte que los propios fenicios convirtieron en motor de la economía conileña, la almadraba. 
Así, se nos muestran las distintas artes que a lo largo de los siglos han servido para capturar a los gigantes de plata (atunes rojos) y a esos otros peces tan singulares y exquisitos de este rincón del sur de Europa que, aún hoy día, son seña de identidad de su sector pesquero artesanal.
 Maquetas, fotos, redes, anclas, herramientas diversas e incluso restos de grandes cetáceos nos hablan de esa forma de interpretar el mar tan especial de los conileños.
Del mismo modo, el Museo de Raíces Conileñas nos invita a conocer los orígenes de su afamada huerta, de su agricultura, a través de un sinfín de aperos de labranza que a lo largo de los siglos han servido para cultivar productos de  gran calidad.
No menos interesante resulta ese espacio que el museo destina a recrear las antiguas casas de los pobladores de Conil, escenario que se conforma con multitud de utensilios de cocina, baño, ropa, elementos de decoración, mobiliario, etc.
Pesos, lebrillos, canastos y demás elementos elaborados con  cañas y juncos, reproduciones de  algunos de los productos de la gastronomía local y hasta el que debió ser uno de los primeros frigoríficos  de la localidad son otros de los atractivos que completan este viaje por las raíces conileñas, un espacio histórico y turístico que recibe miles de visitas al año.

   
   

Reserva hotel con Booking  

Booking.com
   
COLABORAN
CLUB CANINO
 
   

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies Saber más

Acepto